mayo 9

Crónicas de un Gobierno criminal

Descargo de responsabilidad: El presente texto es un relato de ficción literaria que no guarda relación en absoluto con la realidad. No obstante, se han usado elementos veraces a efectos de contribuir a la dramatización narrativa. España, como Venezuela hace unos años, es un país próspero, con una democracia consolidada, que en modo alguno puede acabar en una dictadura bolivariana.

Sumario 2025/23. Transcripción de grabación de audio obrante en el sumario.

  • – Buenos días, ministro.
  • – Buenos días, presidente.
  • – ¿Cómo va lo del vapeo?
  • – Bien, está saliendo todo según lo previsto. La campaña que estamos llevando a cabo[1] está funcionando: el número de fumadores está empezando a aumentar[2] y la cosa esa[3] para dejar de fumar se está vendiendo bien[4]. Ha habido quejas y hemos tenido que rectificar un poco[5], incluso han presentado recursos para que retiremos la campaña[6], pero hemos dicho que la campaña ya se ha acabado por lo que mientras los jueces deciden, seguimos con la cantinela en Internet[7] y con el cartel grande en la fachada del Ministerio[8].
  • – Y… ¿nuestros amigos están contentos?
  • – Sí, sí, sin problemas, están cumpliendo, pero ahora quieren que le demos una vuelta de tuerca más al asunto[9].
  • – ¿Tú crees que los del vapeo están dispuestos a contribuir a la causa? Igual podemos sacar de los dos lados.
  • – No creo, comparados con los otros, éstos son unos muertos de hambre, además no nos podemos fiar de que se vayan de la lengua, parece que son bastante más honestos. Están movilizándose en serio[10] y tienen alguna que otra campaña muy activa[11].
  • – Pues nada, habrá que darle la vuelta de tuerca al asunto entonces, ¿no?
  • – Sí claro, pero digo yo que no sé si has pensado en los muertos que vamos a provocar, por no hablar del incremento de los costes de Seguridad Social para tratar estas enfermedades.
  • – ¿Y qué…? Vamos a ver, ¿a ti te pagan por pensar, o qué? Nosotros no estamos diciendo que la gente fume, cada uno ya es mayorcito para saber dónde se mete, ¿no? Y el aumento de costes de Seguridad Social, ¿acaso lo vas a tener que financiar tú? Eso lo pagan ellos también, si hace falta se suben los impuestos y listo, así que, céntrate, hombre.
  • – Ya, pero esto hay que aprobarlo en el Consejo de Ministros, ¿crees que los demás estarán todos de acuerdo?
  • – A ver, aquí estamos todos a lo que estamos[12], y como decía Guerra, el que se mueva no sale en la foto. Tú sigue con el rollo de siempre[13] repitiendo lo de fumar, fumar y fumar, las veces que haga falta, aunque no sea verdad: que queremos ir contra el tabaquismo, en todas sus formas, que vamos a escuchar a todos los agentes del sector[14], que queremos proteger la salud pública, que el vapeo es una nueva forma de fumar o de consumir tabaco[15] y que son una vía para acceder al consumo de cigarros. Se podría añadir que son la puerta de entrada a otras drogas más duras. Si hace falta, vinculamos la actividad con el blanqueo de capitales y financiación del terrorismo. Ah, y con la pederastia, eso siempre ha funcionado bien.
  • – Sí, claro, pero ya sabes que en países serios como el Reino Unido hay un consenso científico a favor del vapeo como alternativa para dejar de fumar[16].
  • – ¡Bah!, ni caso, ¿lo del consenso científico? Ya ves cómo lo hacemos con la mandanga del cambio climático, nosotros decimos que el consenso es que vapear es malo, se repite y se repite y al final la gente acaba creyéndoselo. ¿Es que no aprendiste nada en la Facultad de Comunicación?[17]
  • – Pero es que favoreciendo el tabaco vamos a condenar a muerte a miles de personas que podrían dejar de fumar con el vapeo.
  • – Mira compañero, si quieres seguir mamando de la teta, tú haces lo que se te dice y punto pelota, y si no, te pones a trabajar como los pringaos que nos votan, ¿estamos?

[2] Aumenta el número de fumadores en España tras la campaña antitabaco del Ministerio de Sanidad. https://www.libertaddigital.com/ciencia-tecnologia/salud/2019-12-13/aumenta-el-numero-de-fumadores-en-espana-tras-la-campana-antitabaco-del-ministerio-de-sanidad-1276649287/ 

La venta de cigarrillos creció en 2019 por primera vez en once años.
https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/01/30/companias/1580401862_927036.html 

[3] 【⚡ CHAMPIX⚡】💊¿Las PASTILLAS para “DEJAR´´ de FUMAR?????💊
https://www.youtube.com/watch?v=S_qcPdwx0jE 

[4] La financiación pública dispara un 300% la venta de fármacos para dejar de fumar
https://www.lagacetadesalamanca.es/salud/la-financiacion-publica-dispara-un-300-la-venta-de-farmacos-para-dejar-de-fumar-JM2248694 

[6] Myblu demanda al Gobierno por incluir al vapeo como una forma de consumir tabaco
https://www.consalud.es/politica/myblu-demanda-gobierno-incluir-vapeo-forma-consumir-tabaco_70432_102.html 

[14] ¿Donde están los médicos y científicos de @PRDTabaquismo ? ¿donde los representantes de @anesvap? a todos se les ha prohibido la entrada, en un debate todas las partes implicadas deben estar presentes #StopCensura
https://twitter.com/ElMonoVapeador/status/1168933901580079104?s=20 

[15] EL TABACO ATA Y TE MATA – EL VAPEO NO
https://www.youtube.com/watch?v=4gmismcjx8A
 

[16] El cigarrillo electrónico es un 95% menos dañino que el de tabaco, según la agencia de salud inglesa
https://www.xataka.com/investigacion/en-inglaterra-afirman-que-los-cigarrillos-electronicos-son-mas-seguros-que-los-de-tabaco
Cardiovascular Effects of Switching From Tobacco Cigarettes to Electronic Cigarettes
http://www.onlinejacc.org/content/74/25/3112 

diciembre 15

Clasificación de criptoactivos en Malta y Reino Unido

 

 

Legal framework of Cryptoassets in United Kingdom & Malta

(December 2019)

United Kingdom: Guidance on Cryptoassets[1]. Kinds of Unregulated tokens: those tokens that do not provide rights or obligations akin to specified investments (like shares, debt securities and e-money):

Name:

Exchange tokens

Utility Tokens

Security Tokens

Definition

Those types of cryptoasset that are usually decentralised and primarily used as a means of exchange. These tokens are sometimes known as ‘cryptocurrencies’, ‘crypto-coins’ or ‘payment tokens’.

These tokens are designed to provide limited or no rights for tokens holders, and there is usually not a single issuer to enforce rights against.

Those tokens that provide consumers with access to a current or prospective product or service and often grant rights similar to pre-payment vouchers.

Those tokens that provide rights and obligations akin to specified investments as set out in the RAO, including those that are financial instruments under MiFID II. For example, these tokens have characteristics which mean they are the same as or akin to traditional instruments like shares, debentures or units in a collective investment scheme.

i.e. those tokens which are specified investments, excluding e-money tokens are within the FSMA perimeter. E-money tokens are within the FSMA perimeter if issued by a credit institution, a credit union or a municipal bank, and are also regulated under the EMRs.

Financial services regulation

Exchange tokens currently fall outside the regulatory perimeter. This means that the

transferring, buying and selling of these tokens, including the commercial operation of cryptoasset exchanges for exchange tokens, are activities not currently regulated by the FCA

As utility tokens do not exhibit features that would make them the same as security tokens, they won’t be captured in the regulatory regime.

Warning: Tokens might be backed by financial assets, physical assets, or other cryptoassets.

These tokens may in certain circumstances be security tokens or e-money tokens, depending on among other things, the rights granted by such tokens, the nature of the underlying assets and other relevant arrangements. For example, while gold itself is not a specified investment, a token that gives token holders a right or interest to gold held by a token issuer, or rights to payments from profit or income generated from the holding, buying or selling of gold may in certain circumstances be a specified investment. For example this could be a unit in a collective investment scheme or a debt security.

Security tokens are the type of cryptoasset which falls within the regulatory perimeter.

However, the details depend on the type of specified investment.

AML regulation

Firms should note that 5AMLD will be transposed into UK law by 10 January 2020 to introduce AML requirements to certain cryptoasset activities:

• exchange services between one cryptoasset and another, or services allowing value transactions within one cryptoasset exchange or peer-to-peer exchange service provider

• cryptoasset Automated Teller Machines

• transfer of cryptoassets (In this context of cryptoassets, transfer means to conduct a transaction on behalf of another natural or legal person that moves a cryptoasset from one cryptoasset address or account to another)

• issuance of new cryptoassets, for example through ICOs

• the publication of open-source software (which includes, but is not limited to, noncustodian wallet software and other types of cryptoasset related software)

 

MALTA: Classes of Distributed ledger technologies (DLT) Assets according to VIRTUAL FINANCIAL ASSETS ACT[2]

Name:

Virtual/Utility tokens

Financial instruments

Electronic Money

Virtual Financial Asset (VFA)

Definition

A form of digital medium recordation whose  utility,  value  or  application  is  restricted  solely  to  theacquisition  of  goods  or  services,  either  solely  within  the  DLT platform on or in relation to which it was issued or within a limited network of DLT platforms

Provided that the term ”DLT platform” referred to in this definition shall exclude DLT exchanges

Provided further that a virtual token which is or may be converted into another DLT asset type shall be treated as the DLT asset type into which it is or may be converted

Instruments under the Second Schedule to the Investment Services Act[3] (Transferable Securities, Money Market Instruments, nits in collective investment schemes….)

Electronically,  including magnetically, stored monetary value as represented by a claim on the issuer which is issued on receipt of funds for the purpose of  making  payment  transactions  and  that  is  accepted  by  a person  other  than  the  financial  institutions  that  issued  the electronic money[4]

Any form of digital medium recordation that is used as a digital medium of exchange, unit of account, or store of value and that is not -(a)   electronic money;(b)   a financial instrument; or (c)   a virtual token;


septiembre 13

El travestismo del consumo del tabaco. Que no te engañen, el vapeo salva vidas

El 31 de enero de 2018 fumé mi último cigarrillo. La presión de mi familia terminó de convencerme para dejar este pernicioso hábito que, como muchos fumadores, había intentado dejar sin éxito en ocasiones anteriores. El 1 de febrero, obviamente, me levanté con unas ganas locas de fumar y decidí ir a una tienda de vapeo, pues veía que sin una ayuda de ese tipo, mi nuevo intento de dejar el tabaco estaría condenado, otra vez, al fracaso.

Desde entonces no he vuelto a fumar, llevo ya más de año y medio sin probar un cigarro y, lo mejor de todo, sin apenas echarlo de menos. Ahora puedo disfrutar de todas las ventajas de haber dejado el tabaco, al igual que miles de españoles que gracias a los vapeadores lo han conseguido. Desde luego, al día de hoy se me antoja como prácticamente imposible volver a coger un cigarrillo.

Hacía tiempo que tenía ganas de escribir algo sobre el vapeo, especialmente desde la perspectiva jurídica, dados los ataques que desde los órganos legislativos españoles se están lanzando contra el método que se ha revelado como el más eficaz para dejar de fumar. No en vano, en el Reino Unido las autoridades sanitarias recomiendan el vapeo como alternativa al tabaco, sosteniendo, en uno de los pocos estudios rigurosos que se han hecho al respecto, que es un 95% menos dañino que el tabaco. Incluso el propio parlamento británico se muestra a su favor instando a las autoridades a revisar la regulación sobre las restricciones para el uso de estos dispositivos en espacios públicos.

El indecente evento celebrado el pasado 3 de septiembre, con el engañoso título de “Reducción de daños en tabaco: mentiras, verdades y estrategias“, auspiciado por el Ministerio de Sanidad y patrocinado por vete a saber quién, ha sido lo que me ha llevado a dejar de seguir postergando mi inquietud de escribir sobre el vapeo, pues la amenaza que se cierne sobre este sistema para abandonar el tabaco es cada vez más evidente y es preciso actuar antes de que sea demasiado tarde. Espero poder tener tiempo en otros artículos para abordar esta temática desde una perspectiva más jurídica, pero ahora toca denunciar la campaña de desinformación que está llevando a cabo nuestro gobierno.

En dicho evento propagandístico, que por momentos parecía organizado por la misma industria tabaquera y donde se negó la participación de personas vinculadas con el vapeo, la Ministra de Sanidad, máxima responsable de la salud de los españoles, se refirió, con poca fortuna, al vapeo como el “nuevo travestismo del consumo del tabaco”, para promocionar la campaña gubernamental de comunicación en su contra que se lanzó seguidamente y anunciar medidas legales represivas bajo el eufemismo de que ese travestismo requiere “una actualización de la normativa que dé respuesta” al mismo.

Es realmente bochornoso que la persona que se sitúa como la principal responsable de la salud de los españoles se refiera al vapeo como un “travestismo del consumo del tabaco”. Ello evidencia que esta señora, en el mejor de los casos, no tiene ni idea de lo que habla y que, en cualquier caso, desprecia por completo la salud de los españoles y a los que aspiran a dejar de ser esclavos de la industria tabaquera, dejando fuera cuestiones de orientación sexual sobre el travestismo que no vienen ahora a cuento.

La propaganda gubernamental, financiada con nuestros impuestos, equipara de una forma vergonzante diversas formas de consumo de tabaco como los cigarrillos, los calentadores de tabaco y las pipas de agua (que sí tienen tabaco), con el vapeo (que no contiene tabaco) como han denunciado entre otros muchos Julio Ruades (el mono vapeador).

Todo ello ha llevado a ANESVAP (Asociación Española de Usuarios de Vaporizadores Personales) a convocar una manifestación prevista para el próximo lunes 16 de septiembre a las 11:30 frente al Ministerio de Sanidad en Madrid (Paseo del Prado, 18), para denunciar la “demonización sistemática” que sufre el vapeo y “reclamar que se nos escuche y termine la campaña de desinformación sobre el vapeo”, a la que se están sumando muchas otras organizaciones, empresas y personas relacionadas con el sector.

El próximo lunes, por tanto, toca arrimar el hombro y estar presente en esta manifestación, para ver si podemos enseñar a nuestros políticos y gobernantes, especialmente a la actual Ministra de Sanidad, algo de educación y respeto por la salud de los ciudadanos.

Finalmente, os dejo con una canción que resume la situación de una forma más amena, pero sin perder un ápice de rigor.

#StopCensura #ElTabacoAtaYTeMata #VapearSalvaVidas #elvapeosalvavidas #quenoteengañen #NoALaDesinformacion

febrero 24

La utilización legal de las “cookies”

Sobre los “dispositivos de almacenamiento y recuperación de datos en equipos terminales”, que así es como la redacción actual de la LSSICE define a las cookies, se ha hablado mucho y desde hace tiempo, y desde luego no siempre de forma pacífica. Otra definición se puede encontrar en la página de la Agencia Española de Protección de Datos a las que se refiere como “ficheros que se almacenan en el ordenador del usuario que navega a través de Internet y que, en particular, contiene un número que permite identificar unívocamente el ordenador del usuario, aunque éste cambie de localización o de dirección IP.”

En el caso de España, es el artículo 22 de la LSSICE el que se ocupa del asunto y su regulación ha cambiado desde su previsión original, en la que sólo se requería informar al afectado, hasta la actual en la que , dando cumplimiento a la Directiva 2009/136/CE, se exige el consentimiento previo del internauta, con el siguiente tenor:

“Los prestadores de servicios podrán utilizar dispositivos de almacenamiento y recuperación de datos en equipos terminales de los destinatarios, a condición de que los mismos hayan dado su consentimiento después de que se les haya facilitado información clara y completa sobre su utilización, en particular, sobre los fines del tratamiento de los datos, con arreglo a lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal.

“Cuando sea técnicamente posible y eficaz, el consentimiento del destinatario para aceptar el tratamiento de los datos podrá facilitarse mediante el uso de los parámetros adecuados del navegador o de otras aplicaciones, siempre que aquél deba proceder a su configuración durante su instalación o actualización mediante una acción expresa a tal efecto.

Lo anterior no impedirá el posible almacenamiento o acceso de índole técnica al solo fin de efectuar la transmisión de una comunicación por una red de comunicaciones electrónicas o, en la medida que resulte estrictamente necesario, para la prestación de un servicio de la sociedad de la información expresamente solicitado por el destinatario.”

Esta regulación no está exenta de polémica. La normativa europea ha sido calificada como “la enésima demostración de incompetencia política regulando la red”. En 2011, el ICO (Information Commissioners Office) del Reino Unido, mostraba su preocupación por la implantación de la normativa europea sobre las cookies augurando un descenso en el número de visitas. Y en fechas muy recientes se ha hecho público que el aviso legal de su página web ha cambiado de requerir el consentimiento del internauta a meramente informarle del uso de las cookies, aquí pueden consultar las explicaciones a esta modificación.

Lo cierto es que la implantación práctica de esta normativa no es una cuestión que resulte clara, pues caben diversas posibilidades técnicas y no se sabe muy bien donde van a poner el límite las autoridades encargadas de velar por el cumplimiento de esta normativa y lo acontecido con el ICO es una muestra de ello.

En síntesis, a lo que obliga la Ley es, en primer lugar, a informar, con carácter previo a la instalación de la cookie, especialmente, sobre la finalidad de su utilización. En segundo lugar, es preciso que el usuario preste el consentimiento para esa instalación. Se discute si este consentimiento puede ser tácito, circunstancia que se daría, por poner un caso, si se indica en las condiciones generales que el acceso a la web implica la prestación del consentimiento para la instalación de la cookie, o expreso, como parece pretender la normativa, al decir que para prestar el consentimiento se requiere “una acción expresa a tal efecto”, en cuyo caso el sistema comentado anteriormente sería insuficiente.

Finalmente, en cuanto a la exclusión de la obligación de recabar el consentimiento, cuando la única finalidad de la cookie sea efectuar la transmisión de una comunicación o, en la medida que resulte estrictamente necesario, para la prestación de un servicio de la sociedad de la información expresamente solicitado por el destinatario, tampoco puede decirse que el panorama esté claro, cuando ha dado lugar a un extenso dictamen del denominado Grupo de Trabajo del Artículo 29 fechado en junio de 2012. Entre las cookies que se puede considerar exentas de esta obligación se mencionan como ejemplo, las cookies de “entrada del usuario” (que se emplean para realizar un seguimiento de los datos introducidos por el usuario cuando rellena formularios en línea o utiliza un carrito de la compra), también conocidas como cookies de identificación de sesión, las cookies de las sesiones de los reproductores multimedia y las cookies de personalización de la interfaz del usuario (por ejemplo, las cookies de preferencia de idioma que permiten recordar el idioma seleccionado por un usuario).

Cabe indicar también que el uso de las cookies se tiende siempre a asociar con el mundo de los ordenadores personales y la utilización de navegadores, pero la definición que se usa es susceptible de utilizarse para otras plataformas, como tabletas o teléfonos inteligentes. En estos entornos serían de aplicación también estas previsiones legales.

Para acabar recomiendo este artículo que analiza el tema intentando huir, en la medida de lo posible, de términos legales, donde se comenta la existencia de herramientas que permitan cumplir las exigencias legales y que pueden suponer una ayuda.